viernes, 7 de septiembre de 2012



Semana nacional de los derechos del niño
del 24 al 30 de agosto

Los niños son personas en etapa de formación hacia la juventud y adultez; como tal, los actuales adultos deben asumir el reto con responsabilidad para que esa formación esté basada en los tres pilares de la vida: Física (buena salud), Espiritual (amor a Dios y al prójimo) e intelectual (conocimientos).

   Los niños deben tener adecuada alimentación, basada en la ingesta de proteínas, vitaminas y carbohidratos. Algunos padres creen equivocadamente que querer al hijo es saciarle de golosinas. Con los alimentos adecuados no tendríamos niños obesos ni raquíticos, sino niños con peso y masa corporal normales. El cuerpo es como el tronco de una planta, al que se le forma con podas desde el vivero (casa), hasta cuando está en la plantación (sociedad).

   Los niños deben formarse en el amor. No solo las personas tienen amor, también tienen las gallinas con sus pollitos, tiene la vaca con su ternero. El principal amor que los niños deben cultivar es el Amor a Dios, Amor al Creador, como eterno agradecimiento por permitirnos arribar a este mundo. El siguiente amor es al prójimo: los padres, los hermanos, los demás familiares, en fin, a todas las personas. Si no tenemos amor al prójimo, anidamos odio en nuestro corazón y falta de respeto, por eso es que a cada momento suceden las violaciones a menores, porque no se les respeta para nada, no se respeta su derecho a la sexualidad; ocurren los asaltos, los crímenes, los pandillajes, los robos, las estafas.

   El tercer pilar para la formación del niño es la intelectualidad. El cerebro humano tiene tanta capacidad que en el transcurrir de nuestras cortas vidas quizá usamos su tercera parte. El niño tiene el derecho de ampliar sus conocimientos al extremo, los padres tienen el deber de hacerlo realidad, mediante los estudios. Una persona está formada medianamente cuando haya adquirido un título profesional. 

   Por todo ello, la forma de abolir la agresión a los niños, es mediante el amor que se les da. 

(Luis Ordóñez)//

0 comentarios:

Publicar un comentario