viernes, 7 de septiembre de 2012


Conocí más de cerca al autor de este libro cuando tuve la oportunidad de que fuera mi profesor de especialidad en mis estudios de pedagogía allá por el año 2002. Luego, con los años me he vuelto a "reencontrar" con él, pero ya como compañeros en la aventura de escribir, de hacer literatura. 

Con Heduardo Klemente, comparto efectivamente una decisión por la literatura, es decir, a tomarla en serio más allá de una simple afición. Mismo sentir que compartimos con los otros amigos miembros de Machusacha, grupo literario de Lamas. 

En esta su primera novela corta es para mí un honor verter en estas líneas algunas impresiones al respecto.

-Los capítulos mantienen una estrecha relación, pues hay continuas referencias de personajes y lugares que hacen del texto no un conjunto de relatos sino una novela corta. 
-Los hechos narrados se centran sobre todo en Rumisapa, compartiendo escenarios con Lamas. 
-La novela posee la característica de la verosimilitud a partir del recurso de la anécdota, la misma que es usada diestramente por el autor a través de un lenguaje llano y coloquial. 
-El texto presenta incursiones del autor en el terreno de la poesía. Manifiesta en definitiva su vocación literaria pues se diría que tiene "pasta" de escritor, tiene el oficio.   
-El castellano amazónico, con préstamos del quechua lamista, está presente en la obra, lo cual ubica al autor dentro de la línea de escritores amazónicos propiamente dicho, en el uso de la herramienta del lenguaje. 

(Cristian Meléndez)// 

0 comentarios:

Publicar un comentario