miércoles, 24 de octubre de 2012

Relatos cortos


El tatuado, la vieja gitana loca y el gato mojado.

Frente a mí, está sentada una vieja, cuyo pelo cano brilla con el sol de la tarde, a mi diestra hay un tipo que no sobrepasa los 20 años de edad y tararea como loco una canción ochentera; de pronto, ambos casi simultáneamente me hacen la conversa.

Los ojos de la mujer están llenos de locura, me pregunta si creo en el destino, el veinteañero por su parte saca una baraja de cartas y se ofrece a leerme el destino. ¡No ves que al joven no le interesa!, dijo la octogenaria dando un salto del asiento donde reposaba; el tipo de mirada fría y serena se limitó a sonreír diciéndole que no habla con gatas, mucho menos si son viejas. No acababa de salir de mi asombro, cuando nuevamente Eliana bailó (según ella una vieja canción gitana), recuerdo claramente el estribillo de su voz chillona: "El gato está muerto y sus lágrimas gotearon por tu tejado; espera que se llene y entrega tu alma pura a doña Luna".

Me levanté intempestivamente (no sin antes observar el pie derecho del joven, lleno de tatuajes de todo tipo, hasta la altura de media pantorrilla), no soportaba a la vieja ni al muchacho y juré nunca más sentarme en las gradas de la Iglesia.

Llegué a casa cansado y convencido que fue una experiencia más; al quitarme de encima la camisa, algo cayó del bolsillo y era una carta egipcia, con la imagen de un hombre colgado, un frío y estremecedor aire pasó por el lugar, no sé cómo hubo de parar allí aquella carta. Taciturno, me acerqué a la ventana, la luna estaba llena, el sonido de los gatos que peleaban y maullaban me recordó a la vieja. Encendí el televisor para ver "Cinema Paradiso"; al poco tiempo, el sonido de un golpe seco me sacó de mi mundo, salí corriendo de mi habitación y encontré en el jardín un gato mojado. Pasaron los días y el gato se convirtió en mi compañía. Justo a la hora de escribir este cuento, está ahí, en mi sofá acariciando su pelaje, cuidándome, queriéndome y alegrando mis días con sus pequeños maullidos.  

  (  Manuel Nieves Pinchi)//

0 comentarios:

Publicar un comentario