lunes, 24 de diciembre de 2012


Desde hace varios meses, y más intensamente en las últimas semanas, se difunde la noticia de que el próximo 21 de diciembre, una serie de catástrofes asolará nuestro planeta. Muchos alientan, de diversas formas, que el fin del mundo se producirá ese día. En el fondo lo que se busca es infundir miedo, pánico en la población. Realmente una campaña terrorista.
Por otro lado los mercaderes del legado cultural de los pueblos vendieron al mundo la "profecía" del 21 de diciembre del 2012 como una fecha mágica y enigmática. El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, inauguró en diciembre del año 2011 las celebraciones del 13 Baktún, anunciando la llegada de la "era de amor, paz y progreso de la civilización maya para el mundo entero". Noticieros independientes informaban que en el mismo momento de la inauguración las comunidades maya chortís hondureños eran expulsados de sus tierras por terratenientes del lugar.

Los Mayas manejan el tiempo con ciclos de "cuenta corta" y de "cuenta larga".  Según su calendario de "cuenta corta" organizaban el año en 365 días, distribuidos en 18 meses, de 20 días cada uno, al que agregaban un período de 5 días de purificación, el año nuevo lo celebraban el 22 de febrero. Con este calendario se regía la vida agropecuaria, comercial y ritual de los pueblos mayas. En el calendario de "cuenta larga", usado para registrar sucesos históricos importantes, denominan katún al conjunto de 20 años, y al conjunto de 20 katunes se denominaba baktún, con una duración de 400 años. Este 21 de diciembre concluirá un ciclo de 13 baktunes, de más de 5 mil años de duración, el mismo que comenzó el año 3,114 antes de nuestra era.

El 21 de diciembre del 2012, como cualquier día, en Guatemala, México y Honduras, las y los descendientes mayas seguirán siendo expulsados de sus tierras ancestrales por el propio Estado, que ahora "vende" el 13 baktún para entregárselas a las empresas mineras y de energía so pretexto de desarrollo y crecimiento. 

El 22 de diciembre  el mundo no habrá cambiado, ni se habrá acabado (como pronosticaban algunos "místicos"), tampoco la Madre Tierra se habrá salvado del calentamiento global ni el cambio climático. El 22 de diciembre del 2012 los gobernantes que proclaman el inicio de la "nueva era" seguirán robando, mintiendo, y entregando, concesionando dicen ellos,  los bienes de los pueblos a transnacionales, a cambio de iluso bienestar y desarrollo.

Finalmente hay que precisar que los verdaderos escritos mayas fueron quemados por Diego de Landa, arzobispo español de la arquidiócesis mexicana de Yucatán (1572-1579), quien consideró los documentos como "superstición y falsedades del demonio".  Este cura fue uno de los primeros frailes franciscanos que llegó a la península de Yucatán, donde trabajó durante años para imponer  la "evangelización" de los nativos mayas, pese a su reticencia a aceptar la fe católica.  

(Rubén Ponce Herrera)

0 comentarios:

Publicar un comentario