lunes, 18 de marzo de 2013


Escritor, periodista y cineasta.

Nació en Nueva York, el día 7 de febrero del año 1923 y fue hijo del ilustre peruano Daniel Alomia Robles. Llegó a vivir en el Perú, diez años después de su nacimiento, en 1933. 

Cursó estudios en la universidad San Marcos, primero en Medicina y luego en Letras, pero no llegó a terminarlos, por motivos de vocación y amor a su más grande pasión: el cine.
En su labor de periodista, en la década de los años 60, durante 7 años, publicaba una columna en el suplemento dominical de El Comercio, titulada: "Lenguaje misterioso"; esta columna la retoma en los 90.

En su faceta de cineasta, escribió y dirigió las siguientes películas: "Ganarás el pan" (1964), "En la selva no hay estrellas" (1967), "La muralla verde" (1970), "Espejismo" (1972), "Sonata Soledad" (1978), "Imposible Amor" (2003). 

También fue un gran escritor. Publicó "Veinte casas en el cielo" (novela), "El amor está cansado" (novela), "La muralla verde y otras historias", "Un hombre flaco bajo la lluvia" y "12 cuentos de soledad". Es importante rescatar que Robles Godoy ha sido finalista en varias oportunidades en la bienal de cuento, COPÉ y sus cuentos "Tercer acto" (1981) y "Elipsis" (1998) ocuparon el tercer y segundo lugar.

De todas sus habilidades, la más reconocida y trascendental, sin duda ha sido su trabajo como cineasta. Dirigió por lo menos 25 cortometrajes, además de una telenovela de 100 capítulos, cuyo título fue "Los recién llegados", en su momento censurada en Perú por la dictadura militar de Juan Velasco Alvarado. La mayoría de sus películas fueron premiadas internacionalmente.

El  26 de julio del 2010, este gran peruano fue internado en el hospital Casimiro Ulloa, de Miraflores, producto de las secuelas de un accidente vehicular. El 10 de agosto, tras haber sido trasladado a Cuidados Intensivos del hospital Rebagliati, debido a un paro cardiorrespiratorio, se apagó un genio. //


"Veinte casas en el cielo", es un relato apasionante, que narra la historia "de un idealista que quiere dedicar su vida a la redención del hombre, y funda una ciudad de utopía en las estribaciones de la serranía del Perú", tal y como se hace mención en la contracarátula de la edición publicada por "populibros peruanos", en los años 60's (No se encuentra la fecha de edición en ninguna parte del libro).

El trasfondo de esta novela, a mi parecer, encierra la evidencia inminente y eterna, de una nación que por siempre estará dominada por las clases políticas, que a su vez, cuenta con un poder invisible que ni siquiera favorece a sus mercenarios en los momentos de decisión. Robles nos dice que el hombre es capaz de todo, incluso de ir en contra de los suyos, y que pese a guardar cierta conciencia, las masas invisibles que gobiernan este sistema, terminarán por derribar cualquier semblante. Y entonces, uno podría preguntarse sobre los sueños y anhelos; pero ahí que la conspiración (que no es otra cosa que la diferencia de pensamientos infundados), termina por destruir todo resquicio de intención, y con ella la vida sucumbe sin retroceso. (M.V.)

0 comentarios:

Publicar un comentario