domingo, 10 de marzo de 2013


Nuestro gran escritor y educador nació en Saposoa el 29 de agosto de 1910, su  educación secundaria la realizó en el colegio San José de Moyobamba, para luego pasar a estudiar en el Instituto Pedagógico Nacional de Varones. En 1928 conoce a José Carlos Mariátegui, colaborando con él en el dictado de cursos de cultura general en los sindicatos obreros de Lima y Vitarte. Inicia muy joven su labor docente en la localidad de Soritor. Por abrazar las ideas socialistas, en 1932 es apresado y enviado a la colonia penal del Sepa, que significaron días difíciles para la familia Izquierdo. Al reingresar al magisterio, inicia su peregrinaje de maestro en diferentes y apartados poblados de nuestra selva. En 1936, inicia su labor literaria a través de la poesía. "Sachapuyas", "Ande y Selva" (1938)  constituyen sus primeros escritos. En 1942, se traslada a Lima para asumir la jefatura del Departamento de Informaciones del Ministerio de Educación. En 1952 escribe "Papagayo, el amigo de los niños", poemario que encierra no sólo un entrañable amor por los elementos, paisajes y el hombre de nuestra patria, sino una forma de universalizar lo regional, como en "Mi aldea".  El crítico Ricardo González Vigil lo señaló como "un narrador nato de espontaneidad similar a la de los narradores orales." Entre sus cuentos figuran "Tierra peruana" (1945), "Selva y otros cuentos" (1949) y "Cuentos del Tío Doroteo" (1950). Creador y cultor de un realismo nativista de gran vigor y embeleso que le proporciona la naturaleza misma y presentando sus temas, tal como es, sin velos ni deformaciones, con sinceridad y sin rebuscamientos, apoyado por un estilo sencillo, franco y despejado.

Izquierdo trabajó muchos años en la administración pública llegando a ser jefe de la Sección de Folclore del Ministerio de Educación -sección que él creó- y que bajo su impulso recogió el saber de los pueblos de las diferentes regiones del país, movilizando a alumnos y maestros que recogían las versiones orales. Fruto de ello, es la obra: "Mitos, Leyendas y Cuentos Peruanos" (1946), en colaboración con José María Arguedas. Pasó a ser jefe del Departamento de Publicaciones de la Casa de la Cultura (1963-1973). Actuó como jurado en el concurso literario de la Casa de las Américas, de La Habana (1977). En 1980 fue presidente de la Asociación Nacional de Escritores y Artistas, ANEA. A finales de los años setenta tuve la oportunidad de conocerle, cuando se saludaba con mi padre ―su amigo y colega―, en la cola olvidada de personas dignas y ejemplares: la de los cesantes y jubilados de educación. Era en una modesta escuela fiscal de los Barrios Altos de Lima, donde iban a cobrar sus pensiones. Tenía la mirada nostálgica como la de Arguedas, su gran amigo. En el otoño de 1981 nos dejó este gran escritor, orgullo huallaguino y sanmartinense. Felizmente la biblioteca infantil de la nueva Biblioteca Nacional lleva su nombre. 

(Gabino Alva Infante)//

0 comentarios:

Publicar un comentario