domingo, 10 de marzo de 2013

Sucesos: día de la mujer


8 DE MARZO, DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

UNA PROMESA DEBE CUMPLIRSE

En su obra Breve historia de la desigualdad de género, Alejandro Carrillo detalla algunas versiones de los modelos de organización en los que se revela el relevo del derecho materno por el paterno. Si la diosa Gea o Gaia, matriarca suprema, no necesita de varones para crear a sus hijos, tampoco requiere de mujeres el ingenioso Zeus. En fin de cuentas, el varón aprendió a bastarse por sí mismo y con esa nueva habilidad destronó a la mujer en su recurso y en su reducto más característico. En otro momento, el irritado Poseidón, celoso de las simpatías que Atenea lograba entre las mujeres de Atenas, envió a esta ciudad tales inundaciones y terremotos que los escarmentados ciudadanos proscribieron el voto de las mujeres en las asambleas. Así la cólera del mar ahogó el ímpetu político de aquellas y en el ahogamiento perecieron los derechos de una mitad de nuestra raza. De este modo las mujeres de Atenas fueron despojadas en la época prehistórica del derecho al voto ciudadano, a ser consideradas legítimas hijas de dicha ciudad-estado y de la posibilidad de heredar su nombre a los hijos que hubiesen parido"     

Dicen que la suerte estuvo echada para las mujeres desde que el pacto de Abraham con el Dios patriarcal se selló sin la presencia de las mujeres. Según la Biblia, le demandó como prueba de obediencia a las nuevas reglas patriarcales que aceptara sacrificar a su hijo Isaac, sin que en dicha decisión Abraham hubiera tenido que consultar a Sara, la madre que le había parido. La dejaron de lado. Este sacrificio era un simbólico "sacrificio corporal", en el que tomaban parte los varones, consistente en "ofrecer al dios de los patriarcas" el corte de un pedazo del prepucio del órgano reproductor de los hijos varones recién nacidos, del que quedaban automáticamente excluidas las mujeres.  

Desde entonces a nuestros tiempos muchas aguas han corrido, se ha avanzado en algunos campos de los derechos de las mujeres, en  leyes, políticas y programas, pero el maltrato y la violencia contra las mujeres y las niñas siguen presentes, lo podemos palpar en casos concretos que ocurren en nuestra región como los cientos de casos de denuncias por maltrato a mujeres, niñas y niños, que ocurren dentro del hogar (47.1% de mujeres maltratadas en el año 2011, según encuestas oficiales), en instituciones estatales también como el caso de la señora Carla del Águila, discriminada por encontrarse en estado de gestación y por operadores del Estado igualmente, como el caso de Jhina Pinchi, en Piura, dejada en el desamparo frente a inescrupulosos acusados de trata de personas y favorecimiento a la prostitución y proxenetismo. 

Precisamente en esta semana se está realizando una importante reunión en Nueva York, la "57 sesión de la Comisión de la ONU" sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer, en el discurso inaugural la señora Michelle Bachelet, presidenta de ONU Mujeres  dijo: "La violencia tiene que parar, tenemos un fuerte compromiso para eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas" y su mensaje es "ahora es el momento de actuar". Ciertamente la región San Martín no puede esperar más cuando cerca del 50 % de sus mujeres alguna vez en su vida han sido maltratadas, cuando niñas y niños son castigados físicamente por su padre (55.2%) o su madre (58%) con fines de" corrección", cuando el 13.9% de la mujeres, niñas y niños de San Martín se ven afectados tremendamente por la violencia sexual, cuando sus tesoros más grandes (sus niños y niñas) se ven afectados por la trata de personas con fines de explotación sexual.

La señora Bachelet recuerda a las autoridades, instituciones, organizaciones y personas, mujeres y hombres "que tienen una oportunidad histórica de ejercer nuestra responsabilidad de prevenir y erradicar la violencia contra las niñas y las mujeres". Y que "para ello se requiere de una fuerte cadena de la justicia y el imperio de la ley" para que los derechos de las mujeres no sigan violados y más todavía siendo ellas las culpables de que ocurra la violencia de la cual son víctimas y castigadas por ello, mientras que los verdaderos responsables caminan en libertad. 

La participación plena e igualitaria de las mujeres, nos recuerda Michelle Bachelet, hace que la democracia, la economía y la paz sean más fuertes, para lograrlo destaca cinco áreas importantes de actuación; la segunda se refiere a poner más énfasis en la prevención de la violencia contra las mujeres y las niñas, "es fundamental para promover cambios en las actitudes, creencias y comportamientos que condonan o perpetúan la violencia".

En este sentido otra interpretación de la Biblia referida a la creación del hombre y la mujer resulta de singular importancia para la igualdad de derechos de las mujeres "si se toma en cuenta que la creación fue de menos a más, es decir, de lo general a lo particular, de lo material a lo espiritual, de la organización del universo a la organización del ser humano. Entonces, fue creación ascendente, no descendente. La espiral nos lleva arriba. Y por ello la incorporación de la mujer fue el punto culminante del proceso. Alcanzado, Dios descansó: estaba hecho lo que había que hacer".  Esta es la promesa que debe cumplirse, respeto a todas las mujeres: no más violencia hacia ellas.

(Escribe: Elvira Angulo Tuesta)

0 comentarios:

Publicar un comentario