domingo, 2 de junio de 2013

Versos: Entre la espina y la flor

 
 


Los versos han caído al vacío de ese infinito,
como hojas desplumadas de otoños oscuros.
En sueños perdidos de un ayer tan corto,
con el sueño iluso de ese amor que fue mío.

Ha quedado vacío el rincón de su almohada,
con aromas de un ayer que no podré contar.
Que se fueron tan pronto entre la tarde y la noche,
con la última brisa de su partida.

Hoy los versos sin ti navegan,
por doquier como aves negras sin nido.
Llevándose el perfume de tu amor y el mío,
en los brazos de un ayer que se ha perdido.

Los sueños del amor quedaron suspendidos,
en el péndulo de un reloj que no perdona.
Pues se llevan en su latido la existencia,
hacia un mañana tan oscuro y tan cruel.

Se han marchado las aves de esa primavera,
cuyo verdor ha quedado marchito.
Con aromas de este amor que agoniza,
desgarrada entre la espina y la flor.

Pues se va con el silencio y la agonía,
la tarde larga de un mañana sin alma.
Sollozando con la brisa de los otoños tristes,
que nacieron como los versos de un poema olvidado.

La noche oculta en los brazos con ironía,
la soledad compañera de tu ausencia.
Como se ocultan mis versos en cada melancolía,
con las huellas tristes de tu partida.

(Autor: Américo Tafur Rivera)

0 comentarios:

Publicar un comentario