viernes, 26 de julio de 2013

Análisis literario

 
 


La Virgen del Samiria
(Novela de Roger Rumrrill)

"La Virgen del Samiria", primera y reciente novela del destacado escritor y periodista Roger Rumrrill, es un gran esfuerzo narrativo, cuya ambición totalizadora, transitando entre la novela y el ensayo bibliográfico, pierde vigor y rigor narrativo. La historia que cuenta es muy interesante, sobre todo por la descripción que hace de la explotación humana, pero en algunas ocasiones es repetitiva en cuanto a la cronología, que bien podría haberse suprimido, o, al menos, recortado. A mi modesto entender, el momento cumbre como recurso novelístico es la siguiente narración: 

"A las ocho de la mañana, el coronel rompió la rutina ordenando el izamiento del pabellón nacional. Pero con el agregado no habitual de un discurso, solemne y reiterativo, en el que apelaba al sagrado compromiso para con la patria. Con el pecho inflado de orgullo patriótico y con la voz estentórea, marcial y autoritaria, el coronel se aprestaba a culminar su discurso, con la tropa en posición de atención achicharrándose ya con el impetuoso sol mañanero, cuando intempestiva e imprevistamente asomó «La Virgen del Samiria» en el umbral de la puerta de la casa del coronel lanzando un sonoro, fuerte y agresivo insulto que se escuchó en toda la guarnición y que más mortal que una bala dun dun y más destructivo que un cañonazo, fulminó para siempre la autoridad, la hombría y el futuro del coronel, porque la frase vivió más tiempo que el militar:

― ¡Ese coronel es un chivo sin leche¡"

Es un recurso narrativo parecido a una genialidad de García Márquez que le da mucha fuerza al personaje. Sin embargo, María Torres Rengifo, o sea "La Virgen del Samiria", narra en primera persona sus historias y eso pareciera que le quita vigor a la novela. 

Si el propósito de la novela de mi amigo Roger era simbolizar en la familia sanmartinense Torres Rengifo el esfuerzo pionero de las primeras oleadas de migrantes asentadas en un enclave geográfico, sin otra salida que la de ir en busca de oportunidades de vida, y que al afrontar la durísima realidad, cayeron en las garras de compañías de ayer y de hoy que se instalan en la Amazonía imponiendo sus propias reglas, al margen de un Estado desintegrado e ineficiente, me aúno y felicito al autor. Agrego… ¡Gloria a las familias sanmartinenses pioneras que ayudaron a forjar una identidad regional libre sin ningún tutelaje! (posterior a las Misiones), como sí ocurrió en efecto en la Costa y la Sierra en la época de la Colonia. Nuestros pioneros recogieron costumbres, gastronomía, valores, música y sonidos de nuestros grupos amazónicos ancestrales y los incorporaron al mestizaje republicano. 

Mi percepción global de la novela es que, siendo de una temática rica, variada y mucho más por explotar, es un gran primer paso de Roger en el oficio de novelista, aunque siento que hay algo que le falta y que no permite que la novela dé el salto final. O a lo mejor viene una siguiente entrega, algo así como "La Venganza de la Shushupe" . Algo parecido le ocurrió a nuestro nobel MVLL en "El sueño del Celta". 

                          Escribe:  Gabino Alva infante

0 comentarios:

Publicar un comentario