jueves, 15 de agosto de 2013

Comentario: NO ES NADA PERSONAL




"No es nada personal" está compuesto por tres cuerpos. En el primero, "De conceptos y desánimos", el autor descarga sus meditaciones citadinas producto de vivencias, la bohemia, el rock, mezcladas probablemente con algunas sesiones ayahuasqueras y amoríos extraviados. "De misivas y respuestas" son diez cartas prosadas en cabina de internet al amor que se escabulla al otro lado de la red y, siempre de noche, en horas de extrema lucidez, como dice el prologuista, cuando la única candela es la conversación apasionada. Finalmente, en "De versos y desencuentros", desnuda completamente su vena poética. Entre otros, a destacar: Ven conmigo, / sin miedo, sin dudas. / Ven, / restemos ese tiempo malo, / y escondamos la malicia/ ("Calculemos el tiempo"). Tus senos / son dos cordilleras/ inexploradas,/ densamente cubiertas / por un manto privilegiado / ("Pareces un ángel"). El poema "La Libertad de la mosca", es hermoso. "Los recuerdos negros (Vallejo)": Hubo golpes en la vida de Vallejo, tan fuertes…¡Yo sí sé!/ Golpes como aceptar sus orígenes, descubriendo ante ellos / la resaca de toda su falsa vida europea, /empozada en su verdadera alma… ¿Yo sí sé! /; aquí, el osado Miuler se convierte en un contestatario, profana al maestro y guía, es un rebelde, ¿con causa? Seguro que los seguidores de Vallejo lo declararán persona non grata. Con razón o sin ella, para el gran poeta Toño Cisneros, recientemente fallecido, Jorge Eduardo Eielson fue el mejor de los peruanos. //

Escribe: Gabino Alva Infante

0 comentarios:

Publicar un comentario