jueves, 15 de agosto de 2013

Personaje ilustre: Nicanor Parra



Nicanor Parra (1914...)

Obras importantes
Cancionero sin nombre (1937), Poemas y Antipoemas (1954), La cueca larga (1958), Versos de Salón (1962), Canciones Rusas (1967), Lear Rey & Mendigo (2004), Discursos de sobremesa (2006)

Reseña biográfica

Considerado entre los más importantes poetas latinoamericanos de nuestro tiempo. "Poemas y antipoemas" lo han colocado en la línea ilustre de los grandes creadores de la moderna poesía, junto con Neruda y Vallejo.

Ampliando el terreno de lo poetizable, ha incorporado al poema asuntos considerados "prosaicos", es decir asuntos más propios antes de la prosa.

Chileno, nació en Chillón, de origen campesino; su padre fue músico y maestro de escuela; su madre, modista y tejedora, y solía cantar canciones folclóricas. Creció dentro de un ambiente artístico popular, junto con tres hermanos: Violeta Parra, era una de ellos.

Estudió matemáticas y física. Una beca le posibilitó estudiar mecánica avanzada en la Brown University (USA). Luego se incorporó en la Universidad de Chile.

Le fue asignada otra beca de estudios de Cosmología en Oxford. A su retorno, montó con Alejandro Jodorowsky y otros, el mural "Quebrantahuesos", hecho con muestras de periódicos.

En 1954 aparece "Poemas y antipoemas", que marcó la irrupción de este modelo antipoético, estilo de poesía que logró, en su país, la aceptación de la crítica severa.

Viajó a China (Congreso Mundial de la Paz en Pequín), pasando primero por Estocolmo, donde conoce y se une con  la escritora Sun Axelsson.

Ha hecho exposiciones de su obra visual en USA y España.

Siempre luchando al lado de los desposeídos, en setiembre del 2010, a pesar de sus 96 años, inició una huelga de hambre en apoyo a una treintena de comuneros mapuches.

En diciembre uno del 2011 es galardonado con el premio Cervantes.

En junio siete del 2011 le fue otorgado el premio iberoamericano "Pablo Neruda". Dijo: "No es la primera vez que me dan un premio que no merezco y espero que no sea la última. Me querellaré contra quienes resulten responsables". Varias veces ha sido postulado al premio nobel.

Pese a sus edad avanzada el poeta se instala en su Volkswagen escarabajo gris desde donde saluda a todo el mundo con el gesto hippie de la paz.


Obra poética

Parra cultivó desde el comienzo y con gran acierto, una poesía de acento popular. Sus primeros libros "Cancionero sin nombre" y "La cueca larga" incorporaron al romancero el desarrollo narrativo de los poemas.

El modelo fue el romancero gitano de García Lorca. Su formación tradicional campesina desde niño, caló en todo ello. Lo podemos saborear en sus "Coplas del vino":

Nervioso, pero sin duelo 
a toda la concurrencia 
por la mala voz suplico 
perdón y condescendencia.

Con mi cara de ataúd 
y mis mariposas viejas 
yo también me hago presente 
en esta solemne fiesta.

¿Hay algo, pregunto yo 
más noble que una botella 
de vino bien conversado 
entre dos almas gemelas?

El vino tiene un poder 
que admira y que desconcierta 
transmuta la nieve en fuego 
y al fuego lo vuelve piedra.

El vino es todo, es el mar 
las botas de veinte leguas 
la alfombra mágica, el sol 
el loro de siete lenguas.

Algunos toman por sed 
otros por olvidar deudas

Y yo por ver lagartijas 
y sapos en las estrellas.

El hombre que no se bebe 
su copa sanguinolenta 
no puede ser, creo yo 
cristiano de buena cepa.

El vino puede tomarse 
en lata, cristal o greda 
pero es mejor en copihue 
en fucsia o en azucena.

El pobre toma su trago 
para compensar las deudas 
que no se pueden pagar 
con lágrimas ni con huelgas.

Si me dieran a elegir 
entre diamantes y perlas 
yo elegiría un racimo 
de uvas blancas y negras.

El ciego con una copa 
ve chispas y ve centellas 
y el cojo de nacimiento 
se pone a bailar la cueca.

El vino cuando se bebe 
con inspiración sincera 
sólo puede compararse 
sl beso de una doncella.

Por todo lo cual levanto 
mi copa al sol de la noche 
y bebo el vino sagrado 
que hermana los corazones.

Poemas y antipoemas (1954)

Produjo un corte radical en la poesía chilena e hispanoamericana, y marcó la aparición del modelo antipoético. Usa del lenguaje ordinario, coloquial, prosaico. Se trata de poetizar la realidad, no de alejarse de ella; por eso es que reivindica lo popular frente al poema fino aristocrático.

"Tuércele el cuello al cisne / de engañoso plumaje", exclama el poeta que ya va más allá de las hermosuras modernistas. Sí en el afianzamiento a la realidad directamente vivida. La materia con que Nicanor Parra opera la encuentra en diario vivir y siendo sincero y artístico. En "Epitafio" comienza por serlo él mismo:

De estatura mediana
con una voz ni delgada ni gruesa,
hijo mayor de profesor primario
y de una modista de trastienda;
flaco de nacimiento
aunque devoto de la buena mesa;
de mejillas escuálidas
y de más bien abundantes orejas;
con un rostro cuadrado
en que los ojos se abren apenas
y una nariz de boxeador mulato
baja a la boca de ídolo azteca
–todo esto bañado
por una luz entre irónica y pérfida–
ni muy listo ni tonto de remate
fui lo que fui: na mezcla
de vinagre y de aceite de comer
¡un embutido de ángel y bestia!

"Nosotros conversamos en el lenguaje de todos los días. No creemos en signos cabalísticos", "Aunque, el lenguaje de sus antiopoemas descubre una rigurosa conciencia artística que está muy por encima del llano decir", dice O. Jiménez.

Veamos "La montaña rusa"

Durante medio siglo la poesía fue
el paraíso del tonto solemne.
Hasta que vine yo
y me instalé con mi montaña rusa.
Suban, si les parece.
Claro que yo no respondo si bajan
echando sangre por boca y narices.

El humor corrosivo, la ironía hasta llegar al sarcasmo, incluso, campean a lo largo de su poética. Nada que ver con las mentiras piadosas o fórmulas de consuelo desprovistas de significado. Su fuerza vital siempre trata de desembocar en la sólida realidad. Observemos uno de sus "Ritos":

Cada vez que regreso
a mi país después de un viaje largo
lo primero que hago
es preguntar por los que se murieron:
todo hombre es un héroe
por el sencillo hecho de morir
y los héroes son nuestros maestros.

Y en segundo lugar por los heridos
sólo después no antes de cumplir
este pequeño rito funerario
me considero con derecho a la vida:
cierro los ojos para ver mejor
y canto con rencor
una canción de comienzos de siglo.

Poemas y antipoemasPremio Cervantes, diciembre 2011. Reconoce no solo la valía de un creador universal, sino también la necesidad de una nueva búsqueda de nuevas formas de expresión y la exploración de las fronteras comunicativas del ser humano. 

Premio Iberoamericano de poesía Pablo Neruda, junio 2012.Por su aporte al reconocimiento del lenguaje poético latinoamericano; por su humor, su ironía, su mirada infatigablemente, crítica y por la extraordinaria diversidad de sus búsquedas como antipoeta, poeta visual y traductor.

----------------------
Poco
Imperciptiblemente.
Poco
        a
          poco.
Triste es la situación
Del que gozó de buena compañía
Y la perdió por un motivo u otro.
No me quejo de nada: tuve todo.
Pero
       sin
            darme
                     cuenta
Como árbol que pierde una a una sus hojas
Fuime
        quedando
                       solo
                             poco
                                      a
                                        poco. 


ES OLVIDO

Juro que no recuerdo ni su nombre, 
Mas moriré llamándola María, 
No por simple capricho de poeta: 
Por su aspecto de plaza de provincia. 
¡Tiempos aquellos!, yo un espantapájaros, 
Ella una joven pálida y sombría. 
Al volver una tarde del Liceo 
Supe de la su muerte inmerecida, 
Nueva que me causó tal desengaño 
Que derramé una lágrima al oírla. 
Una lágrima, sí, ¡quién lo creyera! 
Y eso que soy persona de energía. 
Si he de conceder crédito a lo dicho 
Por la gente que trajo la noticia 
Debo creer, sin vacilar un punto, 
Que murió con mi nombre en las pupilas. 
Hecho que me sorprende, porque nunca 
Fue para mí otra cosa que una amiga. 
Nunca tuve con ella más que simples 
Relaciones de estricta cortesía, 
Nada más que palabras y palabras 
Y una que otra mención de golondrinas. 
La conocí en mi pueblo (de mi pueblo 
Sólo queda un puñado de cenizas), 
Pero jamás vi en ella otro destino 
Que el de una joven triste y pensativa 
Tanto fue así que hasta llegué a tratarla 
Con el celeste nombre de María, 
Circunstancia que prueba claramente 
La exactitud central de mi doctrina. 
Puede ser que una vez la haya besado, 
¡Quién es el que no besa a sus amigas! 
Pero tened presente que lo hice  
Sin darme cuenta bien de lo que hacía. 
No negaré, eso sí, que me gustaba 
Su inmaterial y vaga compañía 
Que era como el espíritu sereno 
Que a las flores domésticas anima. 
Yo no puedo ocultar de ningún modo 
La importancia que tuvo su sonrisa 
Ni desvirtuar el favorable influjo 
Que hasta en las mismas piedras ejercía. 
Agreguemos, aún, que de la noche 
Fueron sus ojos fuente fidedigna.  
Mas, a pesar de todo, es necesario 
Que comprendan que yo no la quería 
Sino con ese vago sentimiento 
Con que a un pariente enfermo se designa. 
Sin embargo sucede, sin embargo, 
Lo que a esta fecha aún me maravilla, 
Ese inaudito y singular ejemplo 
De morir con mi nombre en las pupilas, 
Ella, múltiple rosa inmaculada, 
Ella que era una lámpara legítima. 
Tiene razón, mucha razón, la gente 
Que se pasa quejando noche y día 
De que el mundo traidor en que vivimos 
Vale menos que rueda detenida: 
Mucho más honorable es una tumba, 
Vale más una hoja enmohecida. 
Nada es verdad, aquí nada perdura, 
Ni el color del cristal con que se mira.

Hoy es un día azul de primavera, 
Creo que moriré de poesía, 
De esa famosa joven melancólica 
No recuerdo ni el nombre que tenía. 
Sólo sé que pasó por este mundo 
Como una paloma fugitiva: 
La olvidé sin quererlo, lentamente, 
Como todas las cosas de la vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario