jueves, 14 de noviembre de 2013

Curiosidades: ¿Qué hay detrás de una taza de café?


¿Qué hay en una taza de Café?
   Wilter Pérez Barrera 

"Esta bebida de Satanás es tan deliciosa que sería una pena dejar que solo la disfruten los infieles [en referencia a los árabe―quienes fueron los primeros en consumirlo en masa.]"

―Citado en La Fisiología del Degusta miento por Jean-Anthelme Brillat-Savarin (1755-1826).
A diario, el mundo consume 300 toneladas de cafeína―suficiente como para que cada persona del mundo se tome una taza de café cada día. El solo aroma del café penetra los sentidos con sutileza y firmeza cual rayos del sol que disipan la tranquilidad y lugubridad de la oscuridad presente antes del amanecer. Pero ¿sabes realmente lo que hay dentro de una taza de café? Para comenzar este disceccionamiento del café podemos decir que 98 por ciento del contenido de una taza de café es agua. Pero todo lo bueno y delicioso se encuentra concentrado en el restante 2 por ciento.

Se puede decir que una de las primeras cosas que se apodera de nuestros sentidos al beber una taza de café es su aroma―un aroma tan penetrante como sutil. Sin embargo, ¿Sabía usted que si aquellos elementos que le dan al café su típico aroma se encontrarían en mayor concentración convertirían al café en un brebaje con un aroma bastante desagradables o, incluso, hasta nauseabundo? Permítanme explicarles: El Metilfenol posee un olor medicinal parecido al alquitrán y que también es uncompuesto presente en una feromona utilizada por las cucarachas para advertir a las demás de un peligro inminente.

Una buena taza de café también contiene sulfuro de dimetilo, pero en cantidades tan pequeñas que lo hacen casi imperceptible a nuestro sentido del gusto y el olfato--lo que es bueno puesto que este compuesto químico huele a carne podrida. A pesar de estos compuestos, el café tiene un aroma exquisito y agradable; y eso gracias a otro compuesto químico que se encuentra en el café: La acetoina, que le da un sabor a mantequilla ―lo cual no es sorpresa puesto que este compuesto es uno de los principales componentes de la mantequilla. El café también contiene trigonelina que no solo le da al café su característico sabor terroso, sino que ayuda a combatir a la bactería que causa la caries, streptococcus mutans. Pero la súper estrella de entre todos los compuestos químicos que contiene una taza de café es: el ácido 3,5 dicaffeoylquinic, el cual protege a tu cerebro de los daños causados por los radicales libres. Es decir, el café es un anti-oxidante.

Después de unos minutos, nuestro ingrediente favorito hace efecto, la cafeína. La cafeína es en realidad una toxina vegetal alcaloidea como la nicotina y la cocaína, y es también un insecticida utilizado por la planta del café para repeler a los insectos, pero que eso no te asuste; la cafeína, una vez en el cerebro, bloquea a los receptores del neurotransmisor conocido como adenosina y esto da como resultado: Que estés despierto! Bueno, mientras yo me ocupo ahora de terminar mi taza de café, me despido con las palabras del gran Honoré de Balzac (1799-1850): "Tan pronto como el café llega a su estómago, sobreviene una conmoción general. Las ideas empiezan a moverse, las sonrisas emergen y el papel se llena. El café es su aliado y escribir deja de ser una lucha.”


Bibliografía: Las Infinitas Emociones del Café por Alón Halevy / La Fisiología del Degusta mientopor Jean-Anthelme Brillat-Savarin (1755-1826).

0 comentarios:

Publicar un comentario