miércoles, 5 de noviembre de 2014

Libros: La balada del café triste



Escribe: Juan Rodríguez Pérez

Carson McCuller, cuyo verdadero nombre era Lula Carson Smith, nació en Columbus, Georgia en 1917 y adoptó el apellido McCuller a raíz de su matrimonio en 1937 con Reeves McCuller, en quien encontró una afinidad por la música y el arte.
En el libro “La balada del café triste”, miss Amelia es un personaje lleno de misterio, audaz y absorbente, con una personalidad definida. Es la adinerada del pueblo, su voz es la voz que prevalece. No conoce otra forma de gobierno que no sea la que ella implanta. Todos la temían y si era posible se hacían a un lado para dejarla pasar porque era posible de buscar un pretexto para armar un lío y entablar juicios a los pobladores y así, irse adueñando poco a poco de sus propiedades. Se había casado una vez con Mervin Macy, pero su matrimonio apenas si duró diez días. Hasta que la llegada de un jorobado cambia las cosas y su situación se ve alterada porque el jorobado a quien llama “primo Lymon” se gana su confianza, desbaratando las especulaciones de la población que lo hacían en la calle, porque miss Amelia no aguantaba a nadie en su casa. Como no le conocían pariente alguno, era posible que el primo Lymon fuera arrojado sin pena ni gloria. Pero sucedió lo contrario, lo atendió, lo instaló en el mejor cuarto y hasta mejoró su carácter, dando lugar a una mejor relación con la gente y permitiendo el nacimiento del café bajo la supervisión del jorobado y el abastecimiento del whisky que producía miss Amelia. Marvin Macy y el jorobado juegan un papel importante en la historia donde miss Amelia es la encarnación del poder y el aislamiento.
El pueblo mismo donde se desarrolla la historia imprime tristeza, es un pueblo gris, sombrío, donde la gente especula hasta el cansancio y se adelanta a los acontecimientos, como la pelea que miss Amelia sostiene con Marvin Macy.
No existen héroes en este libro, solo personajes perdedores que van buscando un camino, seres desadaptados, incongruentes, marginales, faltos de espíritu para organizar sus vidas. Cada uno de sus personajes está aislado en su propio mundo.
Carson McCuller, a lo largo de su vida sufrió diversas enfermedades como la fiebre reumática siendo una adolescente, un ataque cerebral en 1941 que lo aquejaría hasta 1947, luego cáncer de mamá. Murió en 1967, en un hospital de Nueva York.//

0 comentarios:

Publicar un comentario