martes, 24 de febrero de 2015

Con cama adentro y otros relatos

Escribe: Winston Orrillo

“CON CAMA ADENTRO Y OTROS RELATOS AMAZÓNICOS”, de DARÍO VÁSQUEZ SALDAÑA, posee el humor y la picardía que facilita la lectura de su narrativa. Nuestro autor, nacido en Piscoyacu, provincia de Huallaga, departamento de San Martín, en 1946, es un maestro en el tema amazónico, quien, con su buida pluma desmitificadora y salutífera, continúa en la línea impertérrita de paradigmas como Arturo D. Hernández y Francisco Izquierdo Ríos.
Darío Vásquez Saldaña es todo un embajador de la prosa de ficción de su lar nativo, y exitoso autor de dos ediciones de “Confesiones de un caballo” y “Nuevos relatos amazónicos”, sus dos primeras publicaciones, y de tres ediciones de “El Tunchi enamorado”, su tercer libro. Ahora, en “Con cama adentro y otros relatos amazónicos”, para felicidad nuestra, no nos cuenta solamente lo que pasa en su microcosmos, sino que se proyecta, por la humanidad de sus temas, en un universo que no deja, nunca, de comprometernos.
El autor, maestro de Escuela, y de la Escuela de la Vida, ya había logrado  que su mencionada “Confesiones de un caballo”, obtenga una preciada Mención Honrosa en el Concurso Internacional de Cuento, José María Arguedas, 1988, convocado en París, Francia, entre más de quinientos escritores de habla hispana, residentes en América y Europa. Pero él no se durmió en sus justos laureles, y ha continuado con su infatigable trabajo de exponernos tipos y situaciones de su hábitat, siempre premunido de un sentido irreversible de humor y de crítica social altamente desmitificadora, como en el relato que da nombre a este volumen, en el que vemos la justa venganza de una progenitora ante el abuso que, de su menor hija, había cometido un ingeniero adinerado y abusivo.
Elemento “sine qua non” en la narrativa de Darío Vásquez Saldaña es cómo hace participar a la naturaleza entera en su obra, y cómo, por encima de todo vive y vibra un sentido de justicia que permite, siempre, llevar adelante la victoria de los otrora oprimidos y ofendidos que, con inteligencia y astucia, al final hacen triunfar sus nobles causas, por encima del atropello de aquellos que creen que lo pueden todo.
Darío Vásquez Saldaña, con este libro, madura su estilo, profundiza su crítica social, insiste en su inconfundible humor y continúa en la apertura de un riquísimo panorama para una prosa de ficción que, a partir de la selva peruana, se proyecta al Perú entero y a Nuestra América en trance de cambio.

0 comentarios:

Publicar un comentario