martes, 24 de febrero de 2015

Opinión: Cambio climático


Cambio climático: Moyobamba una
víctima más del calentamiento global


Carlos Villacorta Valles
 
La tierra llora su calentamiento, llora copiosa y con furia, soplando fuerte, y sus lágrimas espesas llenan los acantilados y se desbordan y devastan casas, niños, mujeres, ancianos, animales, bosques, zonas turísticas y pueblos enteros. Luego el sufrimiento humano, lágrimas humanas. Llora la tierra, llora el hombre, llora el planeta, llora la tristeza. Una catástrofe preparada por los hombres y que todos sabemos que nos puede llegar por el lugar menos esperado. El calentamiento global no tiene respeto a nadie, aquí no hay ricos ni pobres, sin embargo llora con furia por los lugares más débiles, por los lugares donde la tierra ha sido peor maltratada.
La selva peruana se calienta más, la Región San Martín se calienta más, Moyobamba se calienta más, el distrito de Marona y los baños termales están llorando ahora 14 de noviembre 2015. Las imágenes que vemos son de tristeza. No es una tormenta repentina, sabemos que arde la tierra en una fiebre constante producto de la cada vez más emisión del Co2.
Oh Moyobamba, ahora nadie es ajeno: Defensa Civil y la Policía Nacional, más personas altruistas se visten de solidaridad y ayudan. Todos ven los acontecimiento y desgracias, pero nadie habla de las causas: la industrialización desordenada y excesiva del mundo que, al quemar combustibles y desechos así como los coches,  emite gases como el dióxido de carbono (CO2), metano, óxido nitroso y los clorofluorocarbonos, responsables mayores, aumentan el efecto invernadero, ocasionando el aumento de las temperaturas, lo que eleva el nivel del vapor de agua en la atmósfera, generando las torrenciales lluvias. La Tierra tiene su efecto invernadero, de lo contrario el mundo sería intolerablemente frío. Pero, la industria ambiciosa la aumenta.
¿Qué se está haciendo para resolver este excesivo efecto invernadero?
Las Naciones Unidas formaron un grupo de científicos llamados el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Comprobaron lo ya conocido: que existen varios gases de invernadero responsables del calentamiento y que la mayoría provienen de la combustión de combustibles fósiles de coches, fábricas y producción de electricidad, siendo el principal el dióxido de carbono, CO2. Otros gases: óxido nitroso de los fertilizantes, gases utilizados para la refrigeración y los procesos industriales y la pérdida de bosques. En otras palabras INDUSTRIALIZACIÓN ambiciosa, egoísta, individualista y desordenada sin límites.
Luego las cumbres, conferencias de partes (COP). Desde que Charles Kelling, hizo las primeras mediciones de dióxido de carbono (Co2) en 1958, dejó bien claro la advertencia: el cambio climático es una amenaza real para el planeta.
Ya se realizaron más de 10 cumbres mundiales sobre el particular, Y ahora tenemos a la COP número 20 (Conferencia de partes o COP) La COP20 se realizará en Lima-Perú entre el 1 y 12 de diciembre. Se reúnen cientos de políticos, líderes mundiales, ambientalistas, personalidades, artistas convocados por la Naciones Unidas, en un despliegue increíble de recursos materiales industriales y de dinero. Por ejemplo, leemos este informe: “02 de octubre 2014- La Unión Europea otorgó una contribución de 5 millones de euros (18 millones de soles aproximadamente) para apoyar la organización de la Vigésima Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 20), que se tendrá en Lima del 1 al 12 de diciembre de este año”.
Y el gobierno peruano ya ha anunciado que desplazará a 40.000 policías para resguardar a las cientos de delegaciones que acudirán, así como los mejores hoteles, restaurantes etc.
Desde 1979, fechas que se llevó a cabo la “Primera Conferencia Mundial sobre el Clima” en Ginebra; se adoptan agendas, planes y protocolos que nadie cumple. EEUU., que es el principal responsable y causante del calentamiento global, no asiste a las cumbres y desconoce los acuerdos. En 1997 con el  “Protocolo de Kioto”, tímidamente se habla de los países industrializados y se les ruega reducir sus emisiones de Co2, en 5,2%. No se  cumple, nadie exige. El año 2001, el presidente George W. Bush (2001-2005; 2005-2009) rehusó firmar el Protocolo de Kyoto. Protocolo suscrito por 34 países desarrollados y 107 en desarrollo:
 http://unfccc.int/resource/docs/convkp/kpspan.pdf
Nos dicen ahora, después que nadie cumple los acuerdos y protocolos que “La meta de la COP20 es consolidar el borrador de un nuevo acuerdo mundial sobre la reducción de gases de efecto invernadero que se ratifique en la cumbre del próximo año en París, y que sustituya así al protocolo de Kioto”. ¿Otro saludo más a la bandera?
Totalmente de acuerdo, que nuestros pueblos ahora se indignen y protesten y protestemos y nos organicemos en la Cumbre de los Pueblos frente al cambio climático, así se anuncia, la GRAN MARCHA  que realizará el próximo 10 de diciembre en Lima, en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP20), se estima reunir a 15.000 personas, entre ellas al presidente de Bolivia, Evo Morales. Todos tenemos la obligación moral de asistir.
El lema de la cumbre popular  y de la marcha es "cambiemos el sistema, no el clima". Es justa la indignación y rebeldía de los pueblos.
Toralmente de acuerdo que la literatura también se indigne, proteste y los escritores escriban sobre el cambio climático.
¡Oh Moyobamba y tus Baños Termales, poblado de Marona, víctimas del calentamiento global, mi solidaridad infinita! //



Poesía Planetaria


Heródicamente sangriento
el capital flamea su ismo.
Sin importar el mañana,
como estúpida alimaña,
enciende el follaje
para extraer el potaje
intoxicándose de monedas.
Los dardos de humo Co2
hieren al mundo y sus tratados,
trituran su verde fertilidad
y calientan sus arterias cósmicas.
Luego el deshielo planetario
trastorna el mar y su poesía,
ensangrentando sus alas
desnudas de playa.
Tiernos como frágiles mariposas,
caen primero los niños y las hojas.
Los árboles sacuden su cabellera ploma,
tristes se echan al hombro sus raíces
y se pierden en el horizonte.
Poesía planetaria,
lanza tu grito matorral,
organiza las orillas de los ríos
y establece el mañana verde.
No nos quedemos a esperar.

0 comentarios:

Publicar un comentario