martes, 24 de febrero de 2015

Opinión: Lectura y más lectura


Lectura, lectura y más lectura
Cultura, cultura y más cultura

 Escribe: Carlos Villacorta Valles
               
¿Cómo es la relación del ser humano con el mundo? Ante todo, ¿cómo es la relación de los jóvenes y adolescentes con el mundo? La alegría de saber esto, solo nos da el conocimiento, y el conocimiento principal nos da la lectura de los libros y del mundo cultural.
Entonces, la experiencia principal del conocimiento (conocer), es la lectura, y la lectura es una habilidad que se adquiere a temprana edad, después es un  poco más difícil. El niño y el joven que no crecen en un ambiente de lectura en su casa y en su ciudad, van a estar peleados con los libros, no van a tener hábitos de lectura y, quienes no lo tengan, estarán muy mal preparados para sus estudios, para su familia, para sus amigos y para la sociedad, serán personas incultas. Entonces la relación con el mundo va a ser deficiente, indiferente, son los que van a preferir los programetes de TV que promueven el chisme y el morbo. Así de simple.
 La llave mágica del conocimiento y la cultura es entonces la lectura. Los nuevos prodigios tecnológicos, como La Internet, no pueden anular esta virtud. También ahí se puede leer, pero no es igual que el cálido acompañamiento de un buen libro y su buena lectura, acciones que estimulan la actividad cerebral y nos protegen de la mayoría de enfermedades cerebrales neurodegenerativas, además que estimula y enriquece nuestros pensamientos, memoria e imaginación y, siempre vamos a tener temas de conversación.
Con el cerebro hacemos todo, el cerebro manda, en nuestro cerebro está también el centro del amor, lo del corazón es algo poético, no es igual decir te amo con todo mi corazón, a decir te amo con todo mi cerebro, no suena bien pero es la verdad. El cerebro, pese a ser nuestro órgano más importante no lo tonificamos y ayudamos para que funcione bien, la lectura es la actividad principal que da buena salud a nuestro cerebro.
Para aprender a leer, y nuestro cerebro se acostumbre a ello, hay que leer mucho y empezar leyendo lo que nos gusta. La práctica lectora nos da el hábito lector.
La lectura por tanto debe ser divertida si se quiere al empezar. También, es un derecho y una obligación cultural y, la responsabilidad de las instituciones educativas es vital, en el nivel de la educación primaria se ponen las bases de la lectura y el amor a los libros, por eso es importante lo que actualmente está haciendo el Ministerio de Educación, promoviendo la lectura, por ahí, bien, pero, el problema es cuando no se controla si el docente lee o no lee, porque si el docente no lee, cómo va a promover la lectura. El otro problema es, cuando exigen a las instituciones educativas que sólo utilicen los textos que el Ministerio edita.
Sin embargo, el problema más duro de la lectura, es el elevado costo del libro, cuestan muy caros, pero, si lo vemos del otro lado, nos vamos a encontrar que, los docentes y trabajadores en general ganan muy poco, no alcanza para comprar libros que se quisieran comprar. Así la lectura se va a convertir en un problema económico.
Hay que sensibilizar en este tema y proponiendo en la práctica que, el amor a la lectura y el bajo costo de los libros, tienen que ayudar a nuestros jóvenes a mejorar como personas, como seres humanos. También sensibilizar, que la inseguridad ciudadana y la delincuencia no se resuelve solo con cárceles y leyes con penas endurecidas y terroríficas.
Demostrado está que, niño o joven que lee, será un ciudadano culto y muy difícil que se convierta en delincuente.
Mientras, algunos políticos llevan cemento y ladrillo a los parques, cerros y asentamientos humanos, nosotros los amantes de la cultura debemos  llevar la lectura y la cultura, y, convertir a nuestros pueblos, EN PUEBLOS DE LA LECTURA Y LA CULTURA, del arte y la poesía, y las autoridades, principalmente educativas, nos tienen que ayudar en esta gran marcha cultural de sensibilización de la población.
Que todos los parques  se conviertan en parques de la lectura y la poesía en vivo, la música y la pintura, el teatro y la vida, que los niños y jóvenes con sus padres salgan a leer los sábados y domingos en los parques. Si las familias no pueden proporcionar adecuadamente crecer en lectura y cultura de sus hijos por motivos de bajos salarios, proponemos a las municipalidades crear una gran red de bibliotecas abiertas, llevando libros a los parques. Así evitaremos que los niños y jóvenes vayan por mal camino. Que la UGEL incentive a los profesores de comunicación y literatura ayuden en esta tarea. Si el ciudadano no va hacia el libro, que el libro entonces vaya al ciudadano.
Más presupuesto para la cultura y la lectura, que las municipalidades  impulsen un sello editorial popular, que nos ayude a los escritores que hacemos estas actividades, publicar nuestros libros, y hacer frente con mayor fortaleza a la televisión que cada vez más nos estupidiza.  Que esta tarea de “Cultura, cultura y más cultura” sea el comienzo de algo muy grande, el contribuir en la forja de una sociedad mejor, una sociedad comunitaria, que practique las principales normas de nuestro gran Tawantinsuyo: “no seas ocioso, no seas mentiroso, no seas ladrón” y recuperemos también como norma cultural el Ayni, que en esencia es el valor de la solidaridad y la reciprocidad. Una nueva sociedad que de oportunidad a todos y, donde cada quien reciba según su capacidad y según su necesidad. Forjemos juntos la nueva sociedad.

0 comentarios:

Publicar un comentario